Suscríbase al boletín informativo
Seleccione la región que le interesa e ingrese su e-mail
Suscribirse
#244agosto 2021

La energía atómica de Rusia alcanza nuevas alturas.

volver al Contenido

En Bolivia, Rosatom está construyendo un Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear (CIDTN) bajo el modelo llave en mano. Este es el primer proyecto de este tipo de la Corporación Estatal en el extranjero. A finales de julio de este año comenzaron los trabajos del primer hormigonado para los cimientos del reactor de investigación. Con este centro de investigaciones, CIDTN, el país recibirá varios beneficios que abarcará a todos, como por ejemplo, resguardar las cosechas del deterioro, diagnosticar y curar las enfermedades cancerígenas a tiempo, además de su diagnóstico preciso, es decir, salvar la salud y la vida de las personas.

Hasta hace poco tiempo Bolivia no contaba con instalaciones de tecnología nuclear. El país los está conociendo ahora junto con Rosatom, al comenzar a desarrollar el proyecto no energético.

En marzo de 2016, Rusia y Bolivia firmaron un acuerdo intergubernamental sobre la cooperación en el uso pacífico de la energía atómica, así como el diseño y construcción de reactores nucleares de investigación, incluidos aceleradores de partículas.

En septiembre de 2017, durante la Conferencia General del OIEA, el Instituto Estatal de Diseño Especializado (GSPI), perteneciente a Rosatom, y la Agencia de Energía Atómica de Bolivia (ABEN) firmaron un contrato general para la construcción de un centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear, CIDTN, en la ciudad de El Alto. El sitio seleccionado está ubicado a una altitud de 4 mil metros sobre el nivel del mar. El nuevo CIDTN será la instalación nuclear más alta del mundo. “Este es un proyecto muy interesante desde todos los puntos de vista”, señaló Kirill Komarov, primer vicedirector general y director de la Unidad de Desarrollo y Negocios Internacionales de Rosatom.

El proyecto del Centro consta de cuatro fases. El primero y el segundo incluyen el Complejo Ciclotrón-Radiofarmacia y Preclínica y Сentro de Irradiación Multifuncional.

El «corazón» del Complejo Ciclotrón-Radiofarmacia y Preclínica es el ciclotrón. Es un acelerador de partículas que produce isótopos que luego serán entregados a los centros médicos de Bolivia para el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Se espera que los radiofármacos elaborados con los isótopos del Complejo Ciclotrón-Radiofarmacia y Preclínica de Bolivia sean suficientes para estudiar a más de 5000 pacientes al año.

La obra principal del Сentro de Irradiación Multifuncional es la unidad gamma industrial. La función del mismo es desinfectar los equipos médicos y eliminar las bacterias dañinas y otros patógenos de los productos agrícolas con la ayuda de radiación gamma de cobalto-60. Los productos irradiados llevarán el sello RADURA, una marca de seguridad internacional. En el Сentro de Irradiación Multifuncional también se instalará una unidad de laboratorio gamma para investigaciones científicas. Se espera que el Complejo Ciclotrón-Radiofarmacia y Preclínica y el Сentro de Irradiación Multifuncional estén listos durante los próximos meses.

La tercera etapa es la construcción del laboratorio de radiobiología y radioecología, donde se llevarán a cabo las investigaciones científicas, desarrollos e implementación de tecnologías para la irradiación de materias primas agrícolas y productos alimenticios. El objetivo de estas investigaciones es aumentar la vida útil de los productos, mejorar las propiedades de las semillas, estudiar el efecto de las radiaciones ionizantes sobre los patógenos y otros aspectos de la radioecología.

Como parte de la cuarta etapa del proyecto, se construirá un reactor y un complejo de ingeniería. El primero albergará una instalación de investigación nuclear, el principal componente de la cual será un reactor de investigación de agua a presión del tipo de depósito con una potencia térmica de 200 kW. Justamente para esta instalación se realizó la ceremonia del primer hormigonado de cimentación a finales de julio de este año en presencia del presidente de Bolivia, Luis Alberto Arce Catacora. Antes del comienzo del vertido del hormigón, de acuerdo a las creencias locales, se realizó un ritual del quemado de un cuerpo de llama disecado, lo que trae buena suerte al proyecto.

Además, la instalación de investigación estará equipada con laboratorios para análisis de activación de neutrones, radioisótopos y un laboratorio químico. En la misma se llevarán a cabo diversas investigaciones y experimentos, se producirán los isótopos y se realizarán las capacitaciones para los especialistas y estudiantes. El plazo de puesta en servicio de las instalaciones de la tercera y cuarta etapa del CIDTN está previsto para el 2024.

Rosatom ya está llevando a cabo las capacitaciones del personal y se ha lanzado un importante programa educativo. “Estamos capacitando al personal boliviano que estudia en Rusia para distintas especialidades nucleares. Algunos, los que se encuentran en la etapa final de sus estudios, ya regresaron a Bolivia y están trabajando activamente en los preparativos para la puesta en servicio del ciclotrón y el centro de irradiación multifuncional”, dijo al diario “Strana Rosatom” la directora ejecutiva de ABEN, Hortensia Jiménez Rivera. Desde el 2015 hasta el 2020 se asignaron 119 becas de estudio en las universidades técnicas especializadas para los estudiantes de Bolivia. En el marco del contrato se prevé la creación de unos 500 puestos de trabajo altamente cualificados. Además, Rosatom organizó seminarios virtuales para los estudiantes bolivianos y también para la gente de habla hispana, que se llevaron a cabo en febrero y marzo de 2021.

Rosatom implementa proyectos que mejoran la vida de las comunidades locales en los países donde está presente. De esta manera, en medio de la pandemia de coronavirus, en septiembre de 2020, los empleados de la oficina boliviana de la GSPI realizaron donaciones y brindaron ayuda humanitaria (principalmente alimentos y equipos de protección personal) a ABEN, destinados a los residentes locales.

Y en abril de 2021, Rosatom y ABEN organizaron una fiesta para los niños de El Alto. Los niños disfrutaron de un espectáculo de circo, jugaron, recibieron regalos y, por supuesto, refrigerios. Los ganadores de los cuestionarios recibieron de regalo un Alfabeto Nuclear, un libro con las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre tecnologías nucleares.