Suscríbase al boletín informativo
Suscribirse
#254junio 2022

Cualquier energía es más cara

volver al Contenido

Después de las sanciones impuestas al sector energético de Rusia y el aumento vertiginoso de los precios de la energía y la electricidad en Europa, una de las cuestiones clave a las que se enfrentan todos los responsables de la toma de decisiones es cómo reducir en la práctica la dependencia de la energía de los hidrocarburos. Parecería que la respuesta es el desarrollo de las llamadas energías alternativas, pero las materias primas que se utilizan allí también son cada vez más caras, y no siempre está claro qué hacer al respecto.

Hay dos recetas que se inventaron para superar la crisis energética de los últimos 50 años. La primera es la reducción del consumo, ahorro de energía. La segunda es la transición a otras fuentes de energía. El sentido «otras fuentes», significa que pueden ser proveedores alternativos de recursos energéticos de «crisis», o simplemente otros recursos energéticos.

La actual crisis energética no es una excepción. En el plan de 10 puntos de la Agencia Internacional de la Energía para reducir la dependencia de la Unión Europea del gas natural de Rusia, seis de cada diez puntos están relacionados con la diversificación de las fuentes de energía, y dos con la conservación de la energía.

Para reemplazar a las fuentes de energía rusas, la AIE propone:

  • “Reemplazar los suministros rusos por gas de fuentes alternativas”.
  • “Acelerar el despliegue de nuevos proyectos eólicos y solares”.
  • “Maximizar la generación a partir de las fuentes bajas en carbono existentes: bioenergía y energía nuclear”.
  • “Acelerar la sustitución de calderas de gas por bombas de calor”.
  • “Diversificar y descarbonizar más activamente las fuentes que aporten flexibilidad al sistema energético”.

¿Qué tan realistas son las recomendaciones de la AIE?

Reemplazar a Rusia

El plan fue lanzado el 7 de marzo. A principios de junio, la UE había emitido seis paquetes de sanciones, de los cuales el 6to incluía una prohibición diferida de la compra de petróleo crudo (durante seis meses) y productos derivados del petróleo (durante ocho meses). Esta es una implementación directa de una de las recomendaciones. De hecho, ahora van a reemplazar los suministros de Rusia con petróleo no solo de países que son proveedores tradicionales (una de las últimas noticias son las negociaciones entre el ministro de finanzas de Francia, Bruno Le Maire con los Emiratos Árabes Unidos), sino también de los sancionados Venezuela e Irán.

Pero los países pequeños sancionados como Irán y Venezuela tenían menos dinero para desarrollar sus economías (incluida la industria petrolera), por lo que no sería posible aumentar rápidamente la producción. Por lo tanto, se puede suponer que reemplazar el suministro de petróleo de Rusia, el segundo mayor proveedor del mundo, será al menos extremadamente costoso, o hasta imposible.

El sexto paquete de sanciones de la UE, a pesar de su adopción, incluye unas excepciones: solo se incluirán los suministros marítimos, mientras que los suministros a través del oleoducto Druzhba permanecerán disponibles. Se hicieron algunas excepciones especiales para Bulgaria, la República Checa y Croacia.

Los políticos y economistas europeos de distintos rangos comentan cada vez más que las sanciones están destruyendo la economía de Europa en lugar de destruir a la de Rusia. Este tema no se refiere únicamente al suministro, sino también, principalmente a los precios. “Si bien el embargo ruso solo reducirá los ingresos del petróleo a largo plazo, las empresas y los consumidores europeos se verán afectados por los altos y potencialmente crecientes precios del petróleo. Las presiones inflacionarias continuarán”, dijo Guntram Wolf, Director del Centro de Investigación Brueghel, en Bruselas. Según su punto de vista, «a los europeos les esperan tiempos difíciles«.

Antes de rechazar los contratos de suministro (desde Rusia – nota del editor), es necesario garantizar la seguridad de los suministros. Esto se aplica principalmente al petróleo y, por supuesto, al gas”, dijo el primer ministro sajón, Michael Kretschmer, en relación con las sanciones del gobierno federal y de la UE sobre el carbón y el petróleo rusos.

El tema del gas es una determinación «por supuesto»: si Europa todavía está lista para discutir el embargo sobre el petróleo y los productos derivados del petróleo, pero sobre el tema del gas es un no. En este segmento, como ha demostrado la experiencia, Europa no tiene a nadie que sustituya por completo a Rusia, incluso si se aumentan los suministros de GNL de los Estados Unidos y Qatar.

Metales caros

La segunda recomendación de la AIE se refiere a un aumento en la construcción de fuentes renovables y la generación de la electricidad a base de esas fuentes. Sin embargo, aquí surge un nuevo problema: el aumento de los precios de los metales que se necesitan para la producción de centrales eléctricas a partir de fuentes de energía renovables, baterías y redes. El litio, el níquel, los metales del grupo del platino, especialmente el paladio, así como el aluminio y el cobre son los que más preocupan a la AIE.

Los precios de este tipo de metales llevan más de un año subiendo. El primer y principal impulso inflacionario fue la recuperación de la economía mundial tras la pandemia del coronavirus, el levantamiento de las restricciones y la concreción de la demanda acumulada. El segundo factor es la preocupación por la estabilidad de los suministros de metal de Rusia. En el contexto de estos temores, los precios han subido. El precio del níquel fue el que más subió: desde un poco más de $29.000 por tonelada, el viernes 4 de marzo de 2022 subió a $50.300 por tonelada el lunes 7 de marzo. El 8 de marzo el precio se disparó a $100.000 por tonelada, por lo que se detuvo la subasta y los resultados fueron anulados.

En marzo, los precios del cobre, el aluminio, el paladio y el mineral de hierro también sufrieron subas abruptas. Los precios del litio simplemente continuaron aumentando, lo que también se observó en febrero. “Los precios de muchos minerales y metales necesarios para las tecnologías de energía limpia han aumentado considerablemente en los últimos tiempos debido al aumento de la demanda, la interrupción de las cadenas de suministro y las preocupaciones sobre los cortes de suministro. Los precios del litio y el cobalto se duplicaron en 2021, mientras que los precios del cobre, el níquel y el aluminio aumentaron entre un 25% y un 40%”, dijo la AIE en un informe publicado el 18 de mayo de 2022.

Las tendencias parecen ser preocupantes: «El aumento de los precios de la mayoría de los minerales y metales vitales para la transición a la energía limpia desde 2021 está muy por encima del mayor aumento anual observado en la década de 2010«.

Sin embargo, si observamos los gráficos de las cotizaciones en la bolsa en los últimos meses, se puede ver que los precios de los metales se han estancado o incluso han disminuido y ahora están en los niveles de otoño de 2021 – invierno de 2022. Por lo tanto, es difícil decir si la tendencia al alza de los precios realmente continuará y, de ser así, cuál será exactamente la razón de su permanencia. Al observar la dinámica de los precios, podemos suponer que el pánico sobre los posibles rechazos de suministros se ha calmado en gran medida.

Otro punto es el precio del oro, que tradicionalmente se considera un «refugio seguro» en la mente de los inversores, después de romper el nivel psicológicamente importante de $ 2,000 por onza en marzo, retrocedió por debajo de esta barra en abril y en mayo cayó por debajo de $ 1,900 por onza. Aparentemente, no hay pánico en la comunidad inversora, que también se alimenta de información política, la intensidad de la crisis disminuye y el interés se está reorientando hacia otros instrumentos financieros.

Por supuesto, no es necesario decir que ya se han roto todos los lazos posibles: se siguen introduciendo sanciones contra las empresas de Rusia.

Sin embargo, el comercio continúa. Tanto los fabricantes, incluidos los de Rusia, como los consumidores están igualmente interesados ​​en los suministros, y todos tienen que buscar una salida a las condiciones en las que los políticos han puesto a los negocios.

Los últimos meses demuestran claramente, en los hechos y en los procesos empresariales, que lo aterrador de la dependencia política de los insumos industriales es una ficción inventada por los mismos políticos. La realidad muestra que incluso una alta dependencia del suministro de grandes volúmenes de metales no conduce a una dependencia política del comprador con respecto al vendedor. Esto quedó claro incluso durante la sublimación del tema del suministro de hidrocarburos de la URSS en los años 50-60 y luego en los 80’ (sobre este tema escribimos en el Newsletter N°4). También se generó pánico en torno al suministro de metales de tierras raras de China que ahora representa, según diversas estimaciones, del 60% a más del 70% del suministro mundial de estos metales. Este tema se planteó varias veces en 2010 y aún hoy se sigue tratando. Pero, aparte de las declaraciones sobre las amenazas que podría plantear la prohibición del suministro de REM, no hubo información de que estas amenazas se hayan implementado, aunque sea alguna vez.

La práctica muestra que las barreras políticas creadas artificialmente erigidas en el lado del consumo conducen a las interrupciones en la producción. Aquí hay un ejemplo: a fines de diciembre de 2020, Estados Unidos incluyó a VSMPO-AVISMA Corporation, el mayor productor de titanio de Rusia, en la lista de sanciones, pero menos de un mes después fue excluido de allí, ya que Boeing necesita titanio. Tras el inicio de la operación militar especial en Ucrania, la Corporación suspendió el suministro de titanio, refiriéndose a las reservas acumuladas y diversificación de proveedores. Y a principios de junio, en WSJ salió una nota sobre una suspensión de 10 días de la producción de los aviones Boeing 737 MAX, y además, como la causa de la suspensión de la fabricación se mencionaron justamente las interrupciones en la cadena de suministro.

De este modo, hay un aumento en el costo de producción de baterías, paneles solares y aerogeneradores, pero no está relacionado tanto por las interrupciones del suministro de Rusia, que el mercado ya ha superado en gran medida. Mucho más importante es el impacto, en primer lugar, de la inflación global en el segmento de los metales por la recuperación pospandemia, y, en segundo lugar, por el crecimiento político de la demanda. La propuesta de la AIE de aumentar la producción de energía renovable realizada en marzo es un estímulo indirecto a la demanda de metales y, en consecuencia, al aumento de precios, sobre la que la AIE escribió en mayo.

La AIE ofrece su propia receta para mantener el costo de producción de las fuentes de energía limpia:

“Los precios altos de los productos básicos no siempre impedirán mayores reducciones en los costos de la tecnología de energía limpia, pero solo si se aumentan los esfuerzos para reducir los costos a través de la innovación tecnológica, el aumento de la eficiencia y la puesta a escala. Las empresas también deberán prestar más atención a la gestión del riesgo de los precios a lo largo de la cadena de valor. Se podría considerar la posibilidad de ampliar los planes de incentivos existentes para garantizar que los consumidores no abandonen las tecnologías de energía limpia”.

La energía atómica de Rusia no es una dependencia

Como fuentes de energía limpia, la IEA finalmente ha comenzado a comprender no solo la generación a partir de las fuentes de energía renovables, sino también la energía nuclear. Y en el plan de 10 pasos, uno de los puntos comprende maximizar la generación de electricidad con las centrales nucleares.

En este sentido, cabe recordar que Rosatom ocupa una posición de liderazgo en el mundo en la construcción de centrales nucleares en el exterior. La Corporación Estatal está construyendo 24 unidades de potencia en nueve países. Rosatom tiene una rica experiencia en la construcción y operación de unidades de potencia de diferentes diseños, incluida la experiencia más rica del mundo en la construcción y operación de reactores de neutrones rápidos. Por tanto, si hablamos de la maximización de la producción a partir de generación nuclear, deberíamos recurrir a Rosatom, que construye unidades de potencia en un tiempo y dinero razonables.

Como demuestra la práctica de cooperación con Rusia en una amplia gama de suministros, los negocios con los rusos están funcionando. Y trabajar con Rosatom es rentable y no conduce a la dependencia política. ¿No lo creen? Fíjense en la línea política que implementa la República Checa, donde los científicos atómicos soviéticos construyeron seis unidades de potencia y ahora están suministrando combustible, o Finlandia, donde se construyeron dos unidades y se planea la construcción de uno más. Hanhikivi fue un proyecto muy rentable para Finlandia. Incluso en una declaración pública, la gerencia de Fennovoima expresó su pesar: «Desafortunadamente, la ruptura del contrato EPC tendrá un impacto significativo sobre los empleados de Fennovoima y también puede afectar a las cadenas de suministro en la región«, dice Joachim Specht, CEO de Fennovoima. «La decisión de rescindir el contrato EPC con RAOS Project no fue fácil«, dijo Esa Härmälä, Presidente de la Junta Directiva de Fennovoima.

La energía nuclear es un aporte a la soberanía energética de cualquier país. Ayuda a reducir los riesgos de seguridad del suministro y a ser más autosuficientes en términos de suministro eléctrico. Los precios del combustible de uranio, según las estadísticas, están menos sujetos a la volatilidad, a diferencia de los precios del gas y el petróleo.

Numerosos estudios enfatizan que la energía nuclear es inherentemente inmune a cualquier problema de «dependencia», y ningún proveedor puede permitirse usar su posición en el mercado para ningún tipo de influencia política. La historia simplemente no conoce ejemplos de chantaje utilizando energía nuclear.