Suscríbase al boletín informativo
Suscribirse
#255julio 2022

Rosatom en Hungría

volver al Contenido

La Autoridad de Energía Atómica de Hungría emitió las licencias para la fabricación de dos dispositivos de contención de masa fundida (trampas) y para los trabajos de construcción que preceden a la etapa del primer hormigonado, o sea, el inicio de la etapa principal de construcción de dos unidades de potencia con reactores VVER-1200 de generación 3+ en la central nuclear Paks-2. La nueva central nuclear hará que Hungría sea más autosuficiente energéticamente, proporcione trabajo a las empresas locales y, en general, contribuirá al crecimiento de la economía del país.

Construcción de las unidades de potencia

La central nuclear Paks-2 de dos unidades de potencia es el tercer gran proyecto de los científicos nucleares rusos en Hungría.

El primer proyecto es un reactor de investigación de 2 MW de Budapest, que se puso en funcionamiento en 1959. Es uno de los reactores más antiguos y potentes de Europa Central. Después de una modernización completa su capacidad aumentó a 10 MW. En 2009 el reactor se actualizó para funcionar con uranio poco enriquecido. El Instituto de Investigación Energética, propietario del reactor de investigación, estudia el envejecimiento por radiación de los materiales, la gestión de desechos radiactivos, las propiedades termomecánicas del combustible nuclear y la física del reactor.

El segundo proyecto es la central nuclear Paks. Su construcción fue prevista por un acuerdo intergubernamental firmado en 1966. La primera de cuatro unidades de potencia con reactor VVER-440 se conectó a la red eléctrica en diciembre de 1982, luego, en septiembre de 1984 se conectó la segunda y, la tercera, en septiembre de 1986. La cuarta unidad comenzó a suministrar electricidad a la red húngaro en agosto de 1987.

Luego las unidades de potencia de Paksh fueron modernizadas, la capacidad total de la planta aumentó a 2 GW, ahora las unidades operan en un ciclo extendido de 15 meses. Su vida útil se ha extendido a 2032, 2034, 2036 y 2037, respectivamente. Actualmente, Hungría está estudiando la posibilidad de prolongar la vida útil de la planta más allá de estos plazos.

La central operativa es de gran importancia para la energía y la ecología de Hungría. Según la base de datos PRIS del OIEA, Paks generó el 47 % de la electricidad del país en 2021, generando 15,12 TWh de electricidad. En total, la planta generó más de 500 TWh, evitando la emisión de unos 400 millones de toneladas de dióxido de carbono.

El tercer proyecto, es la central nuclear Paks-2, que se inició en enero de 2014, cuando se firmó un acuerdo intergubernamental para ampliar la planta existente. Como parte del acuerdo, en diciembre del mismo año, se firmaron tres contratos EPC para la construcción llave en mano de dos nuevas unidades de potencia con reactores VVER-1200 generación 3+. La Comisión Europea realizó un análisis exhaustivo del proyecto de la central nuclear Paks-II y lo aprobó en la primavera del 2017.

Rosatom, junto con el cliente húngaro, la empresa CJSC Paks-2, preparó la documentación requerida y el 30 de junio de 2020 la entregó al regulador, la Autoridad de Energía Atómica de Hungría, para emitir una licencia de construcción, la documentación en total se constituía de 283 mil páginas. En septiembre del 2021, el ente regulador solicitó información adicional.

En junio de este año Hungría emitió un permiso para la producción de una «trampa de fusión» y la estabilización del suelo. En mayo, se emitió una licencia para la construcción de una manta impermeable que protegerá los pozos para las nuevas unidades, así como las instalaciones operativas de la central nuclear Paks de la intrusión de aguas subterráneas.

Actualmente se están realizando trabajos preparatorios en el sitio de la construcción. Se están construyendo las bases para la construcción y montaje, como los almacenes, talleres, edificios administrativos, caminos, estacionamientos para los vehículos, y, además, una planta para la producción del hormigón y un taller de estructuras metálicas. En total son 120 estructuras.

La planta de la producción del hormigón constará de dos unidades mezcladoras de hormigón, cada una equipada con tres silos de cemento de 500 toneladas y dos silos para los aditivos. La productividad total de las unidades será de 300 mil metros cúbicos de hormigón al año. La capacidad del taller de las estructuras metálicas y acero de refuerzo, así como del complejo de protección anticorrosiva de las estructuras metálicas será de 45 mil toneladas por año.

Se espera que el primer hormigón en la central nuclear Paks-2 se vierta en la segunda mitad de 2023.

Suministros de combustible y equipamiento

Rosatom no solo está trabajando en la construcción de una nueva central, sino que también suministra combustible para las unidades existentes. La empresa TVEL (división de combustibles de Rosatom) trabaja continuamente para mejorar las características de los combustibles. En 2020, los especialistas de la compañía de combustible completaron el desarrollo y comenzaron la implementación de una nueva modificación del combustible con una relación agua-uranio optimizada en la central Paks. Esta modificación optimizará la economía de la operación de la planta. TVEL también suministra combustible para el Reactor de Investigación de Budapest. En Rusia, TVEL lleva más de 60 años trabajando.

Además, en Hungría también opera la empresa Ganz EEG, que forma parte de Atomenergomash, y es la división de construcción de maquinaria de Rosatom. La empresa produce bombas de alta potencia para las centrales nucleares y pequeñas turbinas de centrales hidroeléctricas. Ganz EEG está trabajando en la fabricación de las bombas de circulación para la planta nuclear de Kudankulam de India, la central nuclear Rooppur en Bangladesh y la central nuclear Akkuyu de Turquía. Y, por supuesto, la empresa ha estado recibiendo pedidos de equipamiento de la central nuclear Paks durante varias décadas.

Para la población local

Para ampliar los horizontes de la población local, Rosatom realiza eventos educativos y culturales. En 2020, se llevó a cabo una exposición fotográfica dedicada al 75° aniversario de la industria nuclear de Rusia, en la cual los científicos nucleares contaron a los estudiantes escolares de Paks, Gerjen y Tengelitsa sobre la industria nuclear. Cerca de cien estudiantes participaron en la competencia Hakatom-Hungría que se realizó online.

Rosatom en Hungría patrocina el Festival de Música Rusa. En octubre de 2021, se realizaron conciertos en Budapest, Debrecen y Tihany, donde se interpretaron las obras de Tchaikovsky, Balakirev, Mussorgsky, Prokofiev y Glinka. Además, Rosatom apoya a la orquesta Brass en Paks.

Rosatom ayuda a los residentes locales a hacer que las ciudades sean más agradables para vivir. En 2021, los empleados de Rosatom, Paks y Paks-2 ayudaron a mejorar el parque de una residencia para ancianos en la localidad de Kalocha y también pintaron las vallas de una escuela y un jardín de infantes en la localidad de Dunasentderd.

Importancia para el país

La construcción de una nueva central nuclear con una capacidad total de 2.400 MW brindará un fuerte apoyo a la economía de Hungría. Las empresas locales pueden contar con el 40% de los pedidos de equipos y servicios relacionados con la construcción de la planta. En el pico de la construcción, el sitio empleará a unos 10.000 trabajadores, la gran mayoría de los cuales también serán residentes locales. Una vez que Paks-2 esté operativa, Hungría será menos dependiente de las importaciones y reducirá la huella de carbono, tanto del sector energético como de las empresas que reciben electricidad de la planta. En general, el proyecto incrementará el PBI del país en un 1%.