Suscríbase al boletín informativo
Suscribirse
#240abril 2021

Japón a la sombra de Fukushima

volver al Contenido

Diez años después del accidente en la planta de energía nuclear de Fukushima Daiichi en Japón la energía nuclear sigue siendo observada con cautela, pero ya está claro que sin la energía nuclear será difícil lograr los objetivos de descarbonización y asegurar el crecimiento industrial. Por su parte, Rosatom ayuda al país a deshacerse de las consecuencias del accidente y desarrollar la energía del hidrógeno.

Quién necesita energía nuclear en Japón

Según los datos de PRIS del OIEA a mes de marzo de 2021 en Japón se encuentran en operación 33 centrales nucleares. Sin embargo, solo funcionan nueve unidades de potencia en cinco plantas nucleares: Oi y Takahama (Compañía de energía eléctrica de Kansai), Genkai y Sendai (Compañía de energía eléctrica de Kyūshū) e Ikata (Compañía de energía eléctrica de Shikoku). A modo de comparación, antes del accidente de Fukushima, en el país operaban 54 unidades de potencia, generando alrededor del 30% de la electricidad del país. En 2019 (aún no hay datos más recientes), la energía nuclear representó solo el 7,5% de la generación de electricidad. El portal nippon.com señala que las unidades que han recibido permiso para reanudar su funcionamiento se crean utilizando tecnología PWR (reactores de agua a presión). Las unidades construidas con la tecnología BWR (Boiling Water Reactor), que incluyen las unidades de Fukushima Daiichi, aún no se pusieron en marcha.

En Japón la actitud social hacia la energía nuclear es compleja. Según una encuesta realizada por el canal de televisión NHK en noviembre-diciembre del año pasado, el 50% de los 4.800 encuestados cree que debería reducirse el número de las centrales nucleares en el país. Otro 17% está seguro de que todas las centrales nucleares deberían cerrarse. Y solo el 3% cree que su número debería crecer y el 29% cree que es necesario mantener el statu quo.

La mayoría de los encuestados (85%) están preocupados por la posibilidad de nuevos accidentes en las centrales nucleares que podrían afectar a los residentes de las áreas circundantes. Solo el 14% no están preocupados o consideran que tal evento es poco realista. El 82% de los encuestados cree que el proceso de desmantelamiento de la central nuclear de Fukushima Daiichi “no va bien” o “algo no va bien”.

Es curioso que el 75% de los encuestados hayan señalado que la imagen del accidente para ellos en su conjunto es «poco clara» o «poco clara en general».

Por otro lado, Japón se ha comprometido a reducir las emisiones en un 26% para 2030 y completar la descarbonización para 2050. Para lograr estos indicadores es necesario reactivar de 27 a 30 reactores, señala Bloomberg, citando a Masakazu Toyoda, CEO y presidente de la junta del Instituto de Economía Energética de Japón.

Los representantes de la comunidad atómica japonesa están seguros de ello. «Para lograr la descarbonización completa y aumentar la autosuficiencia energética, Japón necesita reactivar el funcionamiento de los reactores parados lo antes posible, reemplazar las plantas de energía nuclear obsoletas y construir otras nuevas«, dijo Takashi Imai, presidente de la junta directiva del Foro de la Industria Atómica de Japón en su discurso de Año Nuevo.

Eiji Hashimoto, presidente de la Federación Japonesa de Hierro y Acero, también pidió al gobierno que se reinicien las plantas nucleares en un discurso de fin de año para apoyar a los metalúrgicos japoneses, según señaló world-nuclear-news.org.

«Además, dado que será difícil lograr la descarbonización completa para 2050 sin energía nuclear, debemos iniciar una discusión seria sobre el uso de la energía nuclear para obtener el apoyo de la gente«, señala el comunicado de la organización que se ocupa de la futura transformación energética del país.

El gobierno actual ha confirmado su objetivo de aumentar la participación de la energía nuclear hasta 20-22% para 2030, pero hasta ahora el ritmo de la conexión de nuevos reactores sigue siendo bajo.

A fines del 2020 el gobierno actual presentó su programa “Estrategia de Crecimiento Ambiental con la Descarbonización para 2050”. Los parámetros existentes son los siguientes: en 2050 la proporción de fuentes de energía renovable de varios tipos será de 50-60%, 10% de hidrógeno y amoníaco y 30-40% de generación térmica y nuclear. Ahora se están realizando cambios en el programa. “Quizás a finales de este año se formalizarán como una nueva “Estrategia”. Si no aparecen otras cifras, vamos a poder decir que la proporción de la generación nuclear en Japón estará en el nivel del 20-22%”, supuso Sergey Demin, director de la oficina de Red Rusatom Internacional en Japón.

 

Rosatom ofrece seguridad

Actualmente la actividad principal de la cooperación entre Japón y Rosatom es llevar la central nuclear de Fukushima Daiichi a un estado seguro.

Los especialistas de Rosatom han desarrollado una tecnología para crear un pequeño detector de neutrones. El dispositivo es necesario para identificar y recuperar fragmentos de conjuntos combustibles y daños en las estructuras internas.

En enero de 2018, un consorcio de varias empresas Rosatom ganó una licitación para estudiar los cambios en las propiedades del corium durante el envejecimiento. El proyecto finalizó en 2019 y continuó con uno nuevo. Como parte del segundo estudio, que ya se encuentra en su etapa final, los científicos presentaron un pronóstico integral de los cambios en las propiedades del corium durante el envejecimiento al momento de su extracción, transporte y almacenamiento.

Otro consorcio está completando un proyecto para estudiar y crear un sistema de recolección de polvo generado durante la fragmentación de los restos de combustible nuclear fundido en las unidades accidentadas de la central nuclear Fukushima-Daiichi.

Además, actualmente la empresa TENEX está analizando con TEPCO formas de cooperación en los procesos de descarga de zeolitas radiactivas que se han utilizado para limpiar el agua que enfriaba a los reactores dañados.

La segunda área de cooperación es la energía del hidrógeno. La compañía JSC Rusatom Overseas y la Agencia de Recursos Naturales y Energía del Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón están desarrollando un estudio de prefactibilidad para un proyecto piloto de la exportación de hidrógeno de Rusia a Japón.

La actividad más reciente es la cooperación en el uso de las capacidades de la Ruta del Mar del Norte. Está prevista la organización del primer gran seminario para las empresas japonesas en Tokio, en el cual los representantes de la Corporación Estatal Rosatom hablarán sobre las ventajas de la Ruta del Mar del Norte. El seminario se llevará a cabo en un formato híbrido y reunirá a los participantes de Moscú y Tokio.

Para Rosatom hay un enorme campo de trabajo asociado con la etapa final del ciclo del combustible nuclear, incluidos el desmantelamiento y la eliminación de las consecuencias del accidente de Fukushima. Además, los proyectos de energía de hidrógeno y el uso de las capacidades de la Ruta del Mar del Norte pueden dar un nuevo impulso a las relaciones en el sector nuclear”, concluyó Sergey Demin.

Discusiones sobre los residuos

Una de las causas de la compleja opinión sobre la energía nuclear en Japón es la cuestión relacionada con la eliminación de los desechos radiactivos.

A principios de marzo, Junichiro Koizumi, quien fue primer ministro de Japón del 2001 al 2006 y Naoto Kan, el presidente que gobernó del 2010 al 2011 (incluso quien estuvo al momento del accidente) dieron una conferencia de prensa conjunta. “Es destacable que ambos pertenecen a diferentes sectores políticos y ambos apoyaron la energía nuclear cuando fueron primeros ministros. Pero ahora ambos se han manifestado totalmente en contra de la energía nuclear, y han explicado su posición con el hecho de que no hay lugar en Japón para la disposición final de desechos radiactivos debido a los riesgos sísmicos”, señaló Sergey Demin.

Se sabe que el gobierno japonés está llevando a cabo unas negociaciones cerradas sobre el almacenamiento de los desechos nucleares en el extranjero. Hace varios años los medios de comunicación locales publicaron algunas notas sobre las negociaciones con Mongolia. Hace aproximadamente un mes, hubo informes de negociaciones similares con Canadá. Se puede suponer de esta manera que Japón analiza como la mejor opción el almacenamiento de los desechos radiactivos en otro país.

En Japón mismo, en dos pueblos de la isla de Hokkaido, Suzzu y Kamoenai, se llevan a cabo los debates sobre la posibilidad del almacenamiento de los desechos radiactivos allí. Por un lado, incluso la exploración geológica aportará hasta 2 mil millones de yenes al presupuesto local, luego las investigaciones de los campos hasta 7 mil millones. Para comparar, los ingresos fiscales regionales en Suzza en 2019 ascendieron a 244,2 millones de yenes. Por otro lado, está la radiofobia de los habitantes locales.

Más información

Rusatom Overseas pertenece a Rosatom y es la empresa responsable de promover las propuestas integradas de construcción de centrales nucleares y Centros de Ciencia y Tecnología Nucleares (CNST) en los mercados del exterior. Rusatom Overseas amplía la red de las relaciones internacionales, actúa como enlace entre los países clientes y las empresas de la Corporación Estatal Rosatom.